3 nuevos libros de Eric Carle

17 | 07 | 2021
3 nuevos libros de Eric Carle

El Facu se enamoró tanto de estos libros, que prácticamente me los robó de las manos y se los llevó corriendo a su pieza. Ahí iba yo, con mi caja de la editorial recién abierta, con los libros de Eric Carle que adquirí para la librería: El camaleón camaleónico, La mariquita gruñona y La araña hacendosa. El Facu los vió desde lejos, y me preguntó “¿Qué son esos libros?”. Yo sabía lo que venía así que me hice la lesa y dije “¿Qué libros?" “Esos”, y los tomó. “Yo los quiero”, me dijo, con ojitos de enamorado de los libros. Y quién iba a ser yo para negárselos...

El colorido de sus ilustraciones es lo primero que llama la atención, y seguramente lo más distintivo del trabajo de Eric Carle: figuras simples muy coloridas, brillantes y hermosas. En cada página vemos el uso de papeles pintados, los collages armados con cuidado, con delicadeza y minuciosidad. Cada libro además tiene una sorpresa: pestañas en El camaleón camaleónico que nos van mostrando los animales en los que el camaleón se convierte, relojes en La mariquita gruñona con los que podemos enseñar/aprender a leer la hora, textura y relieve en La araña hacendosa que permite leer no sólo con la vista sino también con el tacto.

Hay un profundo amor en las historias de Eric Carle, son simples y llanas, pero a la vez profundamente informativas acerca del mundo natural y los animales. Despiertan la curiosidad, el deseo de saber más. Fomentan la observación, potencian la memoria, están llenos de fórmulas que se repiten y que van dando musicalidad y ritmo a la lectura. Con ellos aprendimos que los camaleones cambian de color según lo que les rodea (El camaleón camaleónico), que las mariquitas (chinitas les decimos nosotros) se alimentan de los pulgones (La mariquita gruñona), y que hay cosas que se hacen de día (como cantar y jugar) y otras que se hacen de noche (como descansar y estar en silencio) o los sonidos de los animales de la granja (La araña hacendosa).

A mí me encanta que sus libros sean transversales, que los disfruten en un amplio rango de edad: el Facu disfruta cada palabra, los lee, los observa, se ayuda con las ilustraciones para recordar lo que dicen, los memoriza, percibe cada detalle con la agudeza de sus casi 6 años de experiencia lectora; el Lauta los hojea a la rápida, pasa las páginas, los mira, se acerca y se aleja, me pide que le haga los sonidos de los animales y cada vez que ve “La araña hacendosa” en el velador, me pide que se lo lea dos o tres veces. En ese sentido son libros atemporales, y como además son de cartón resistente y de tapas muy gruesas, tienen esa maravillosa cualidad de durar por muchísimo tiempo.

Me gusta imaginar que algún día los niños ya adultos mirarán esos libros, algo arrugados y un poco amarillentos, y se acordarán de sus lecturas de pequeños, sabrán quién era Eric Carle -o lo recordarán vagamente y dirán “sí, parece que la mamá nos leía estos cuentos, algo me acuerdo” - y volverán a disfrutar de ellos con los ojos de niños. Espero estar ahí para presenciar ese momento.

Un abrazo grande,

Natalia.

-------

Encuentra los libros mencionados en esta Entrada aquí:

El camaleón camaleónico - Pincha aquí

La mariquita gruñona - Pincha aquí

La araña hacendosa - Pincha aquí

Si están agotados y te interesa pedirme uno, escríbeme al correo piopiopiopa.libreria@gmail.com